PÁGINA DE EMPRESA EN LINKEDIN, ¿TENER O NO TENER? - Berta Mateos - Impacta con Linkedin
17428
post-template-default,single,single-post,postid-17428,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive
PÁGINAS DE EMPRESA EN LINKEDIN

PÁGINA DE EMPRESA EN LINKEDIN, ¿TENER O NO TENER?

 

Esta es una de las pregunta que más me hacen mis alumnos. En LinkedIn hay 2 formas de estar presente: con un perfil personal profesional y con una página de empresa. Entonces, ¿es necesario tener ambas o con el perfil personal es suficiente?

LinkedIn es una red por y para profesionales, y por ello da mucha importancia y visibilidad a los perfiles personales que son los que generan relaciones, interacciones y sinergias entre las personas.

Pero también es un red donde las colaboraciones y desarrollo de proyectos y negocios son esenciales, y por eso las empresas también tienen su lugar.

Si tienes una empresa con varios trabajadores la decisión es fácil ya que tu marca personal está bien diferenciada de la imagen de tu empresa como organización. Para un emprendedor cuya imagen de marca es su propia imagen personal, la necesidad de tener una página de empresa quizás no es tan evidente.

En LinkedIn hay muchos más perfiles personales que perfiles o páginas de empresa. Es lógico. Pero gran parte de las empresas siguen apareciendo como perfiles personales, lo cual es un error porque desaprovechan todas las ventajas que LinkedIn ofrece a las páginas de empresa:

  • Es un espacio que representa a tu empresa y la da a conocer de forma única y global
  • Crea una imagen sólida de marca en tu sector: da a conocer las acciones profesionales, laborales y sociales de tu empresa
  • A nivel interno, la participación de los empleados crea equipo y aumenta el sentido de pertenencia
  • Es un medio de comunicación interna: permite a los trabajadores conocer otros aspectos de su empresa diferentes a los habituales, noticias o artículos de interés e incluso oportunidades de promoción
  • Atrae el talento: transmite la imagen de que tu empresa es un destino laboral atractivo para otros profesionales
  • Posiciona en los buscadores
  • Tiene seguidores que crean comunidad.
  • Puedes añadir páginas de productos para destacar y dar mayor visibilidad a tus productos/servicios de forma individualizada
  • Podrás hacer retransmisiones en directo de los eventos de tu empresa
  • Es un recurso gratuito que te proporciona LinkedIn, dando difusión y alcance de manera totalmente orgánica y en el entorno apropiado para tu negocio
  • Y es una fuente constante de información sobre tu negocio gracias a los informes y estadísticas que te ofrece.

Además de todo lo dicho, estar en LinkedIn otorga un extra de seguridad y credibilidad hacia tu empresa. Los estrictos y constantes controles de la plataforma sobre perfiles, contenidos, publicación, etc. son una garantía de confianza y protección para los usuarios.

 

Por todo esto, tener tu página de empresa siempre es una buena decisión para tu negocio.

 

Ahora, también tienes que tener presente que está página será un gran activo para tu empresa siempre que lo hagas de una manera estructurada y estratégica. Esta es la cara “B” de una página de empresa realmente efectiva:

  • Necesita un plan estratégico que defina el objetivo que persigues con la página y la manera en la que vas a llevarlo a cabo.
  • Debe de estar alineada al 100% con la imagen de marca online y offline en la parte gráfica, tipo de contenido, tono de comunicación, etc. Siguen conectando contigo, aunque en un medio diferente.
  • Las publicaciones deben ser periódicas y constantes. Publicar por impulsos no fideliza, no da imagen corporativa ni confianza.
  • LinkedIn premia el contenido propio de valor. Planifica lo que vas a publicar para distribuir contenidos, que no resulte monótono o repetitivo. Recuerda: tienes que atraer a atención de los usuarios y no solo limitarte a estar.
  • Debes hacer revisión y análisis de las actuaciones y los resultados generados para ajustar la estrategia de la marca según los objetivos

 

Todo esto es un trabajo ya en sí mismo y aporta muchísimo valor a tu empresa, por eso es importante que se haga de la manera correcta y le dediques el tiempo necesario para ello. Si no dispones de él o no sabes por dónde empezar es aconsejable que cuentes con la ayuda de un experto.

Si eres un profesional individual o emprendedor, también puedes conseguir grandes resultados con tu perfil personal sin necesidad de página de empresa. Entonces la decisión de crearla dependerá de ti y de lo que quieras: si decides seguir vinculando tu imagen personal con la de tu proyecto profesional o prefieres mantenerlos como perfiles diferentes e independientes con imagen y proyección separadas.

 

Tras tomar la decisión de crear tu página de empresa, debes comprobar que cumples los requisitos de LinkedIn:

  • Tener un perfil personal completo y con una calificación de “intermedio” a “estelar”
  • Que el perfil esté creado con una cuenta de correo profesional asociada al dominio de empresa: no es válida una cuenta de correo gratuita del tipo Gmail o Hotmail
  • Contar una red profesional que tenga un mínimo de contactos.
  • Y sobre todo asegúrate de que no existe otra página de empresa con el mismo nombre porque no puedes usar un dominio que esté en uso. Puede pasar que otra empresa y tu coincidáis en el nombre, así que incluye algún elemento diferenciador de forma estratégica para que la URL sea única y además te ayude en el posicionamiento.

 

A veces puede ocurrir que una persona al indicar que trabaja en una determinada empresa ésta no tenga creada página de empresa en LinkedIn. Entonces la plataforma, de forma automática, crea lo que se llama una página de registro. Si esto ocurre y vas a crearla, puedes reclamarla a la plataforma como administrador de la misma.

El siguiente paso para crear tu página de empresa es ir al menú y seleccionar la última opción de la sección de productos: páginas de empresas. Después rellena los campos que te va solicitando:

  1. Tipo de empresa eres: pequeña, mediana o grande, página de productos o institución educativa
  2. Identidad de la página: el nombre de la empresa, la dirección web y la personalización de la URL para la página en LinkedIn. Ten especial cuidado en esta parte porque una vez que lo hagas no se puede modificar, así que lee atentamente las indicaciones sobre caracteres, signos de puntuación, etc. que puedes utilizar
  3. Detalles de la empresa: sector al que pertenece tu empresa, tamaño según el número de empleados y tipo de empresa del que se trata. Puedes seleccionar entre autónomo; empresa pública; organismo gubernamental; organización sin ánimo de lucro; empresa individual; de financiación privada; o, asociación

 

Para terminar debes confirmarte como “representante oficial de la empresa con derecho a actuar en representación de la misma durante la creación de la página”

 

… y ¡voilá! Ya tiene creada tu página de empresa. ¡Enhorabuena!

 

A partir de aquí empiezas a completar a la estructura de página con tu logotipo, información, contenidos, etc. siguiendo las indicaciones de LinkedIn.

Tener tu página de empresa es una gran herramienta a tu disposición, pero no por eso tienes que dejar desatendido tu perfil personal.

No olvides que LinkedIn es una red de personas, para profesionales y quieren conocerte, ponerte cara e interactuar contigo.

El contacto directo y las publicaciones personales son lo que impacta con más fuerza en los usuarios.

Espero que esta información sobre las páginas de empresa te ayude a tener más clara la respuesta a mi pregunta inicial: ¿tener o no tener?

#LinkedIn #paginaempresa #branding #seguidores #estrategia #socialselling

No posee comentarios

Publicar un comentario